En un mundo globalizado y cambiante, México vive cada día una nueva realidad política, económica y social. El intervencionismo del Estado en el diseño y aplicación de leyes y política públicas, la creciente complejidad y sofisticación de la legislación de nuestro país, la mayor sensibilización de la opinión pública ante temas fundamentales que afectan nuestro desarrollo, y la distancia que separa a los empresarios de las autoridades políticas o gubernamentales, nos hacen pensar en nuevas formas de relación y de gestión entre la sociedad civil y su gobierno.
En los últimos años, México ha vivido grandes transformaciones entre las cuales cabe destacar la consolidación de nuestra democracia electoral, y el cambio de papel que ha tenido el Congreso donde ha dejado de ser un agente pasivo y se ha convertido en uno protagónico en la vida nacional. Hoy día, tanto la Cámara de Diputados, como la de Senadores, tienen una vida mucho más activa en las labores de gobierno. Frente a esta realidad, se ha impuesto la necesidad de revisar nuestras prácticas políticas. En este escenario, los sectores productivos y organizaciones sociales que deseen asegurar un clima más propicio para sus actividades, no les es suficiente, como en el pasado, presentar sus demandas ante instancias del Poder Ejecutivo y convencer solamente a algunos funcionarios.
Con la nueva realidad democrática de nuestro país y la compleja conformación del Congreso mexicano, estos sectores deben ampliar su ámbito de influencia hacia el propio Poder Legislativo y buscar informar para incidir en la toma de decisiones de los legisladores si quieren conseguir sus propios objetivos. Quienes estaban acostumbrados a tratar solamente con pocos funcionarios, ahora tendrán que ampliar su ámbito de influencia sobre los 500 Diputados Federales y los 128 Senadores de la República quienes tienen distintas formas de pensar, objetivos diversos, y sobre todo aspiraciones políticas importantes.
En este contexto se vuelve indispensable y necesaria la práctica de cabildeo como una actividad profesional donde se busca generar acuerdos y consensos entre las diversas fuerzas políticas frente a diversos temas. En países como Estados Unidos y la Unión Europea, esta profesión es considerada como un instrumento más de participación de la sociedad civil en la vida pública.
  • Nuevo papel del Congreso Mexicano en la toma de decisiones.
  • Desarrollo de una administración pública federal que ejerce su influencia en el marco jurídico mexicano.
  • Cuestionamiento del papel del Estado y de la eficacia de sus intervenciones.
  • El importante papel de la competitividad, esto es el dinamismo empresarial, en la actividad económica.
  • La cada día mayor especialización del gobierno, necesitado de una información más detallada y técnica.